domingo, 13 de abril de 2014



Ritual de Evocación del Exú Personal



Este es un ritual de evocación del Exú personal de uno-a. En las tradiciones afro-americanas todo iniciado tiene una entidad personal, como una especie de ángel guardián, que le protege y guía en su camino. En el Vudú son los loas, en la Santería los Orishas, y en la Kimbanda los Exús y Pomba Giras. Un iniciado de Kimbanda suele tener una pareja de Exús, uno masculino y otro femenino, éste último llamado Pomba Gira.

El Exú de Kimbanda es diferente del Eshú de Lucumí o santería, pues el Exú es un Egún, o muerto que idealmente a alcanzado un elevado grado de desarrollo espiritual.

El ritual que aquí presento es un sencillo ritual de atendimiento al Exú personal de una persona que no tiene posibilidad de trabajar en el marco de una Casa de Kimbanda (Munanzo), que sería lo más recomendable, realizado los lunes o los viernes, días especialmente propicios para Exú. Por favor, no lo realices motivado simplemente por la curiosidad, uno-a debe acercarse a los misterios de la Kimbanda con el debido respeto y reverencia, y será responsable de lo que ocurra si no la hace así.

Directamente sobre el suelo, poner dos telas, una negra y otra roja encima de la negra. Sobre la tela roja y a los lados las velas roja y negra. La roja a la izquierda y la negra a la derecha del Brujo-a, y entre ellas una fotografía de Baphomet. También colocar una taza o vaso con café sólo y una copa con ron.

El Brujo-a comienza el ritual con el trazado de la Cruz de Kimbanda:

Tocar la frente y decir:

En el Nombre de Nzambi

Tocar el ombligo y decir:

En el Nombre de Exú Maioral

Tocar el hombro derecho y decir:

En el nombre de Exú Rey

Tocar el hombro izquierdo y decir:

En el Nombre de María Padilla Reina

Después pone sus manos con las palmas juntas delante de su pecho, diciendo:

Saravá

Besa las manos tres veces.

Entonces el Brujo-a, golpea el suelo con su mano derecha tres veces, mientras dice:

¡Exú, Exú, Exú!

Después se pone recto, y dice su nombre, fecha y lugar de nacimiento.

Dice:

¡Mi Exú personal!

Aquí me presento porque quiero trabajar contigo,
Porque quiero conocer los secretos del Reino de la Kimbanda.

Aquí te presento estas ofrendas de café solo, ron y luz,
Te pido que te presentes en mis sueños, que te reveles a mi,
Que me enseñes el arte de la Kimbanda y sus Misterios y Secretos.

A partir de ahora te traeré estas ofrendas todos los lunes (o viernes),
Te pido que abras para mí las Puertas
Para que yo pueda aprender los Secretos de la Kimbanda,
y, si es necesario, me pongas en contacto con los Guías de un Terreiro
Para mi iniciación en la Kimbanda.

El brujo entonces se da la vuelta y se va a dormir, dejando las velas encendidas para que se consuman solas durante la noche (toma las precauciones necesarias al dejar velas encendidas). A la mañana siguiente se levantará, recogerá los restos de las ofrendas y los dejará en una encrucijada cerca de su casa. Se dará la vuelta y abandonará el lugar sin mirar atrás.

Cuando se acerque a la encrucijada el Brujo-a deberá dejar las ofrendas con una oración a su Exú personal y los espíritus del lugar, con la máxima reverencia, pues las encrucijadas y cementerios son lugares frecuentados por fantasmas, vampiros, espíritus del baja astral, larvas, etc,....

Nota: Sería muy recomendable que el Brujo-a llevara un diario mágico con un registro e sus sueños, visiones, intuiciones, etc,....




Brujo Kimbanda exus dos cuatro caminhos